Balean a líder del SNTE


EN EL ATAQUE MURIÓ UN PROFESOR QUE LO ACOMPAÑABA

Luz Adriana Reyes
y Manuel García Gallegos

Foto del dia

Tres hombres atacaron a balazos al líder de la sección 13 del SNTE, Marco Antonio Miranda Mascorro, en las afueras de su casa en la colonia Bellavista, cuando éste salía en compañía de su asistente, un profesor de 46 años; éste último perdió la vida en el lugar de los hechos mientras que el dirigente sindical resultó gravemente herido; las autoridades creen que se trata de una venganza.
Testigos presenciales señalaron que eran las 08:30 de la mañana de ayer, cuando el maestro Mario Aguirre Casas arribó por Marco Antonio Miranda Mascorro a la casa de éste, ubicada en la calle San Luis Potosí número 217.
Mario Aguirre permaneció algunos minutos afuera de la vivienda esperando al dirigente y justo en el momento que salió, tres hombres a bordo de un automóvil Bora, color negro, con placas del Estado de México, llegaron a dispararles.
Dos de los hombres descendieron de la unidad para agredirlos y uno más permaneció adentro esperando a sus cómplices para posteriormente huir sobre la calle Belice.
“Eran tres hombres, el conductor no se bajó del carro, los otros dos comenzaron a dispararles de cerca, después huyeron”, comentó una de las testigos.

HUBO POCOS TESTIGOS
Debido a la hora en que sucedieron los hechos, poca gente presenció lo ocurrido y otra ni si quiera escuchó las detonaciones.
“Se escuchó muy quedito, la verdad no sé cuántas detonaciones fueron, todo pasó muy rápido”, platicó la mujer.
Tras el atentado, cuerpos de Seguridad Pública arribaron al lugar ofreciéndoles apoyo a los lesionados y otros en busca de los responsables.
Paramédicos de Cruz Roja tras llegar al lugar, confirmaron el deceso de Mario Aguirre Casas, por lo que sólo trasladaron al dirigente a la clínica del ISSSTE.
Aguirre recibió dos balazos en la región del tórax y murió de manera instantánea, en tanto que el líder tenía tres impactos: uno en el antebrazo derecho, otro en la mano izquierda y uno más de “sedal” en la región frontal del cráneo, según informó el subprocurador de Justicia del Estado, Demetrio Valadez Martínez.
El cuerpo del asistente quedó afuera de la vivienda marcada con el número 113 de la misma calle y a unos 20 centímetros de distancia se localizó un par de llaves que corresponde a un automóvil Platina, color ocre, con placas de circulación anteriores, propiedad del líder sindical.
La incertidumbre por saber si el cadáver correspondía al profesor Miranda Mascorro comenzó cuando una mujer que se identificó con el nombre de Karina “N” -integrante de la sección 13-, confirmó que en la casa marcada con el número 217 vivía el secretario general de la Sección 13 del SNTE.

NO LE GUSTABA EL RUMBO
Con lágrimas en los ojos y alterada narró que el maestro Miranda Mascorro tenía un poco más de un año de estar viviendo en la colonia Bellavista, pero que nunca le había gustado el rumbo.
“Al maestro nunca le gustó esta zona, siempre dijo que quería cambiarse, no sé por qué razón no se fue, quiero saber quién es la persona que murió, estoy preocupada, nadie me da razón de quién sea, por favor que no sea ninguno de los maestros”, exaltó la maestra Karina “N”.
Asimismo, agregó que por lo general era el maestro Cárdenas el encargado de pasar por el líder pero hoy (ayer) le había tocado al maestro Mario Aguirre.
La duda concluyó cuando agentes del Ministerio Público llamaron a la mujer a que reconociera el cuerpo, sus primeras palabras fueron: “Sí, lo conozco; es el maestro Mario”.
Tanto ella como otras dos mujeres fueron llevadas a declarar al Ministerio Público.
A las 10:35 de la mañana el cuerpo del maestro, el cual a simple vista presentaba dos impactos de bala en el pecho, fue llevado por la unidad de Semefo a aplicarle la autopsia.
Afuera de la casa del líder quedó un charco de sangre, sobre la puerta y un poste había enormes impactos de bala. Por el momento, se desconoce el tipo de arma que utilizaron para agredirlos ya que no se encontraron casquillos.

“YO PASABA POR EL PROFESOR, NO SÉ POR QUÉ SE ADELANTÓ MARIO”, FELIPE DE JESÚS CÁRDENAS
Entre los profesores estaba Felipe de Jesús Cárdenas, otro asistente y encargado de pasar por el líder de la sección 13 de la SNTE, Marco Antonio Miranda Mascorro. Paralizado por lo ocurrido comentó que desconocía el motivo por el que el maestro Mario Aguirre acudió al domicilio.
“Tengo más de cuatro años trabajando con él, incluso antes de que se cambiara a esta casa, yo pasaba por el profesor; no se por qué se adelantó Mario”, platicó el maestro Felipe de Jesús Cárdenas.
Asimismo, desconoció si el atentado era contra su líder ya que desde que lo conoce siempre lo ha considerado un hombre serio y sin conflictos. “Estamos desconcertados, nunca manifestó una preocupación, es un hombre serio, por lo pronto lo más importante es que se recupere”, añadió.

Tianguista ejecutado no quiso entregar “cuota de protección”


Redacción


Ismael Amaro Hernández, tianguista ejecutado el domingo afuera de la casa de su mamá en la colonia Oriental, no había aceptado entregar la “cuota de protección” a “La Familia”, según revelaron testigos al Ministerio Público, informó el Subprocurador de Justicia del Estado, Demetrio Valadez Martínez.
Amaro Hernández es uno más de los ciudadanos acosados por integrantes de la delincuencia organizada, aseguró el Subprocurador de Justicia, quien expuso que grupos como doctores, los propios tianguistas y más sectores de profesionistas se han acercado a la Procuraduría de Justicia para solicitar auxilio por las extorsiones que sufren.
La “cuota” fue exigida a todos los comerciantes del mismo giro o de venta de discos piratas, ropa de segunda, que se instalan en el tianguis de los viernes en Silao, frente a la Central Camionera de esa ciudad.
Según una versión de entre los comerciantes de su giro, a pesar de su resistencia, Amaro ya había entregado 200 mil pesos de los 250 mil pesos reclamados; el no haber dado los 50 mil pesos faltantes le costó la vida.
Amaro Hernández -quien es el segundo tianguista ultimado en este año por el mismo móvil, el otro fue “levantado” en la calle Ramírez García en marzo y su cadáver encontrado una semana después- murió a los pocos minutos de haber ingresado al Hospital General Regional el domingo pasado por la tarde, al ser acribillado con proyectiles de tres armas de fuego: una “cuerno de chivo”, otra de 9 milímetros y una más de calibre 45, informó el Subprocurador Demetrio Valadez.

VENDÍA ROPA
Ismael Amaro Hernández tenía 38 años de edad y vivía en la colonia Real Providencia; vendía ropa nueva -principalmente pantalón de mezclilla- los jueves en el tianguis de La Brisa, los viernes en el tianguis de Silao y los domingos en la Línea de Fuego.
De acuerdo al relato dado por testigos -indicó el subprocurador de Justicia-, Ismael Amaro acababa de levantar su puesto en la esquina de las calles Bolivia y Yucatán -el domingo pasado en la Línea de Fuego-, llevaba la mercancía a la casa de un familiar en la calle Refugio de la colonia Oriental, a bordo de una camioneta Ford tipo pick-up color negra, acompañado de dos de sus trabajadores.
La camioneta del tianguista se estacionó afuera del domicilio marcado con el número 126 de la calle mencionada.
Según los relatos de los empleados y de otros testigos, estaban bajando los artículos cuando se acercaron cuatro sujetos que descendieron de una camioneta Jeep Grand Cherokee color negra con placas americanas, armados con pistolas.
Los sicarios intentaron “levantar” a Ismael Amaro, al bajarlo de su camioneta Ford y llevárselo a la Cherokee, pero el comerciante opuso resistencia y fue acribillado a balazos, para luego escapar los agresores en el vehículo en el que habían llegado.
Dijo el subprocurador que en el lugar se hallaron cuatro casquillos de calibre 9 milímetros, 3 de calibre .45 y uno de calibre .762.
La víctima “murió cuando era intervenida en el Hospital General Regional, recibió un balazo en la región temporal derecha, otro en la clavícula del mismo lado, uno más en el cuello del lado derecho, otro en el brazo derecho y el quinto en la región del tórax”.

Denuncian “levantón” del domingo


Redacción

Ya está presentada la denuncia por el “levantón” de un comerciante ocurrido la tarde del domingo pasado; la víctima fue sacada por la fuerza de su vehículo junto con dos de sus hijos menores de edad, aunque sólo él fue raptado, desconociéndose hasta el momento si ya se pidió rescate.
Esto lo informó el director de Averiguaciones Previas de la Subprocuraduría de Justicia del Estado, Agustín Gallardo Romero, quien dijo que la víctima responde al nombre de Víctor N de 48 años de edad.
El funcionario dijo que el “levantado” se dedica a la venta de artículos “Toper Ware” y de otros parecidos y el pasado domingo circulaba en su camioneta Chevrolet Blazer acompañado de dos de sus hijos, uno de 14 años y otro de 11 años, dirigiéndose a varios puntos de la ciudad para realizar cobros.
Añadió el director de Averiguaciones Previas que la denuncia se realizó “de inmediato” al recibir un reporte de un choque originado “cuando supuestamente se realizaba el levantón, aunque en realidad esto ocurrió poco antes y en las calles Crucifixión y Villas del Pedregal, en la colonia Villas de Santa Julia se registró un percance automovilístico entre el vehículo de Víctor y una camioneta Pathfinder”. Esto fue a las 16:50 horas.
Reportaron que un sujeto manejaba la Blazer y al acudir al lugar, se enteraron las autoridades del Ministerio Público que tres hombres interceptaron a Víctor y lo bajaron de su Blazer junto con sus dos hijos, aunque solamente se llevan al padre de familia, dejando abandonados a los niños.
En tanto que un hombre integrante del grupo de delincuentes se llevó la camioneta Blazer y cuadras adelante del “levantón” esta unidad es impactada contra la Pathfinder. Tras el choque, el conductor de la Blazer abandonó la camioneta y un rifle R-15 en el interior de la misma unidad.