Historia

El Heraldo, presente en los acontecimientos del estado

50 años informando a Léon

EL HERALDO DE LEÓN EN LA HISTORIA Mauricio Bercún Menlic (q.e.p.d), un hombre visionario y emprendedor, fundó el Heraldo de León un 3 de octubre de 1957 . Los primeros ejemplares se imprimieron en los talleres tipográficos de la calle Libertad. Fue en julio del año de 1962 cuando la institución estrenaría su nuevo hogar en la calle de Hermanos Aldama 222 (actual domicilio), un edificio diseñado por el arquitecto Agliberto Llamas, quien concibió un concepto exclusivo para un periódico de vanguardia. Don Mauricio describió su sede editorial como una casa de cristal para que la mirada del que recoge la noticia no se interfiera con obstáculos; una casa de cristal, en donde el lector pueda acudir y observar cómo se elabora la información que la empresa ofrece. "Nuestra casa busca que exista una intercomunicación permanente, como un símbolo de identidad, entre quien hace el periódico y quien lo lee". En enero de 1974 cuando la empresa publicó sus primeras imágenes a color gracias a la incorporación de la rotativa en Offset. En 1996, se incorpora a El Heraldo el Lic. León Mauricio Bercún López, quien se convirtió en un pilar de la institución y en el brazo derecho de su señor padre. León Mauricio encabezó un programa de rediseño del periódico, con la asesoría especializada, y con la base de un equipo de trabajadores de experiencia emanado de los departamentos de Redacción, Diseño, Publicidad y Producción. En enero de 1997 se cambió el logotipo original por uno más sobrio y con un diseño con más identidad leonesa. Las páginas del periódico también experimentaron un nuevo concepto visual con la base de un programa computacional de vanguardia. El 26 de febrero del año 2000 falleció Don Mauricio Bercún Menlic. Su hijo, León Mauricio, asumió la filosofía y visión de su padre, y continuó la misión periodística. Actualmente el Heraldo reitera su compromiso de mantener su esencia editorial, con la mezcla de los adelantos técnicos y científicos. El Heraldo tiene sólida credibilidad, porque es: UN PERIÓDICO DE VERDAD.